M.V.M.

Creado el
3/12/97.


¡Por la caída del régimen!

XAVIER MORET

EL PAÍS, 19 / 2 / 1997.


pastel
(Foto quéleer).

Rossetto
(Foto quéleer).

"Esto no es un escote, ¡es una patria!", exclamó Vázquez Montalbán cuando se le acercó la cantante argentina Cecilia Rossetto para felicitarle por los "25 años de Carvalho". Para entonces, el escritor ya había asumido que el acto ofifial de inauguración del Año Carvalho había concluído y que la fiesta con los amigos empezaba.
La cita fue en el restaurante Leopoldo, que aparece en varias novelas de Carvalho, y con un fastuoso menú carvalhiano: pan con tomate, chanquete, bogavante, rabo de buey... para concluir con un pastel sorpresa con una foto del escritor y una lista de todas las novelas del detective.
Los amigos estaban, como siempre: Juan Marsé, Carmen Balcells, Rafael Ribó, Andreu Martín, José Batlló, Javier Mariscal, José María Castellet, Xavier Folch, Elisenda Nadal... Mariscal calificó a Vázquez de "faro".
Vázquez Montalbán se quejó en tono jocoso a la organización de Planeta "por las ausencias de un acto cargado de imprecisiones"."Está Ribó", dijo, "pero es como un sucedáneo de Anguita. No ha venido Aznar, después de los homenajes que le he dedicado. Ni el Rey, a pesar de que por el abdiqué de la bandera republicana. Ni Maragall... Menos mal que está Balcells, que es el único poder fáctico".
Por suerte estaba Cecilia Rossetto, una de las cantantes preferidas del escritor, que viajó por sorpresa desde La Habana para cantarle que "la vida es una herida absurda... y es todo tan fugaz".
"¡Qué guapo estás sin bigote!", lo piropeó Cecilia. Y él, sonriente, levantó su copa para brindar. "¡Por la caída del régimen!", dijo. Y, casi en susurros, añadió: "Porque a pesar de todo lo que ha ocurrido desde el 75, algún día tendrá que caer el régimen...".