Con Romesco se afianza el éxito de Gato Pérez.

Romesco
La portada de Romesco.
Gato
Desde arriba:
Gato, Jordi Bonell, Paco Gijón y Carles Flavià

Romesco sale a la venta a principios de 1979, editado por EDIGSA con nueve canciones, cada una con un epígrafe que describe el tipo de música que presenta. La pieza de lanzamiento es El ventilador, una rumba catalana en castellano de gancho inmediato que tendrá mucho éxito en los conciertos. Actualmente el disco lo edita PDI, que ha reeditado el fondo de la desaparecida EDIGSA. Las canciones son:


CARA A: El ventilador. La curva del Morrot. El sabio. Los reyes de la fiesta. Todos los gatos son pardos.
CARA B: El mismo de antes. Rumba del 60's. Veneno blanco. Tiene sabor.

En el coro de la versión de Todos los gatos son pardos, una milonga, participan 52 invitados siendo acaso el coro más multitudinario de la historia de la música pop hasta el momento. El sabio es una rumba de Tito Rodríguez que Gato adapta; Rumba dels 60s y La curva del Morrot son rumbas catalanas en catalán. Pasqual Maragall, alcalde de Barcelona durante los años 1982-1997, ha dicho de Rumba dels 60s que es el himno más bonito que se ha dedicado nunca a Barcelona. El mismo de antes es un precioso apalanque, donde el piano Steinway de Agustí Fernández suena de maravilla. Veneno blanco, que lleva el subtítulo Affair Zona Franca es una milonga habanera que describe la sordidez de la zona portuaria donde los contrabandistas de cocaína huyen de la policía de aduanas y de sus propios rivales. Completan el disco dos piezas muy bailables: el candombe Los reyes de la fiesta y el rock tropical Tiene sabor.

Romesco no desata depresiones, recibe críticas buenas (es votado Mejor Disco Español de 1979 y recibe un Olé de la Canción) y se vende bien. La compañía discográfica multinacional EMI se fija en Gato y lo ficha por cinco años.

Paralelamente, Barcelona deja de ser la punta de lanza de la vida nocturna española, y a Madrid y a su naciente movida se trasladan músicos como Loquillo o Sisa, a los que Barcelona empieza a resultarles estrecha. También a Gato le tiene que llegar aún el momento de mayor éxito, pero sin moverse de Barcelona.

A las letras de las canciones