LAS CANCIONES DE
MÚSICA


CARA A: Luna brava. Todos los gatos son pardos (versión). La luna en el mar (versión). Cal viva. Vete, bolero triste.
CARA B: Es la voz (versión). Sabor de barrio (versión). El brillo. Tiene sabor (versión). Nació quemao.

LUNA BRAVA

(Xavier Patricio Pérez)

Salió la luna salió
para aprender la canción
que canta gente del sur
en un bar del callejón.
Los bloques del barrio
elevan al cielo su voz
y un ángel flamenco
se suma al clamor.

Luna brava de barrio nuevo, cemento y de cal
que ronda por las ventanas al anochecer
entre ropa tendida cuelga su soledad
y se contagia de la alegría del arrabal.

Salió la luna salió
para aprender la canción
que canta gente del sur
en un bar del callejón.
Los bloques del barrio
elevan al cielo su voz
y un ángel flamenco
se suma al clamor.

Vieja linterna de los que buscaban hogar
y se perdieron en un paisaje de lata y cartón
el rumor de las olas y el aroma de pino caliente
han hecho que pierda toda su serenidad.

Salió la luna salió...(bis)

Huye del sol, satélite sentimental
oculta entre la retama deja el día pasar
prendada del eco se excita al oír su canción
y espera que suenen guitarras, palmas y bongó.

Salió la luna salió...(bis)

Luna, luna, luna, luna brava moneda esclava de inmenso valor.


TODOS LOS GATOS SON PARDOS

(Xavier Patricio Pérez)

Circulaba por la noche en su coche un ciudadano
proveniente de una fiesta súper de ambiente mundano
aturdido por la juerga, aplastado en el asiento
se marchaba computado a su casa a descansar.

De repente y por sorpresa una gente uniformada
le ordenó que detuviese su vehículo en un lado:
el control daba con todo, se buscaba a unos maleantes
que habían dado un serio golpe junto allí minutos antes.

A las tres de la mañana nadie cree ni una palabra
a un sujeto divertido en un coche destartalado.
«Aquí hay gato encerrado» dijo el más inteligente;
«tenemos que averiguar quién es usted y en dónde ha estado».

Ese mes y en esos días los vecinos reclamaban
un despliegue policial superior al habitual.
Mil atracos y secuestros, registros y redadas,
la ciudad era un infierno, que había perdido la calma.

Si hubiera sido de día habría pasado de largo
pero, señores, era de noche y todos los gatos son pardos,
todos los gatos son pardos, todos los gatos son pardos.

Dos días en comisaría esposado a un homicida
«simple trámite y perdone las molestias de antemano...»
[coro:]todos los gatos son pardos, todos los gatos son pardos...

(No hubo delito ni hubo pruebas, ni juez que los condenara
sólo unos tipos en la noche con pinta un poco rara.

Si hubiera sido de día...)


VETE, BOLERO TRISTE

(Xavier Patricio Pérez)

Sabe ya que el final de su vida
no es aquél que auguraba la ciencia
pues aunque el cuerpo palpita y respira
él se extingue sin una ilusión.

Ahora está donde acaba el camino
entre envidias, rutina y desdén
en un circo de buitres hambrientos que esperan
devorar su esperanza y su fe.

Plasmó sus recuerdos
en versos perfectos
despertó la nostalgia de muchos
alumbró con su voz el silencio
y probó mil maneras de amar.

Después de luchar
contra monstruos gigantes
y vencer la miseria y el mal,
el poeta con cara de nene
se da por vencido al final.

Como una fúnebre charanga suena su bolero triste
que se hunde sin remedio en una negra realidad.
Tras el frío de diciembre viene enero iluminado
y febrero siempre breve trae consigo al Carnaval,
Ja ja ja ja.

([Gato:] Mira bolero, me voy a reír de ti un rato)

Vete, bolero triste vete...

([La Voss:] ¿Y qué hiciste del amor que me juraste,
y qué has hecho de los besos que te di?)

Vete, bolero triste vete...

([C.Canela:] Tanto tiempo disfrutamos de este amor
nuestras almas se acercaron tanto así)

Vete, bolero triste vete...

([M.Joseph:] Tú me acostumbraste a todas esas cosas
y tú me enseñaste que son maravillosas)

Vete, bolero triste vete...

([La Voss:] Llévatela, llévatela,
si al fin y al cabo
ella piensa mucho en ti)...


SABOR DE BARRIO

(Xavier Patricio Pérez)

Distante en el recuerdo, perdido en la memoria,
guarda un ritmo la especie que siempre es natural,
que es grato su recuerdo, sincero y espontáneo,
ruido de cuero y caños, SABOR DE BARRIO.

El tiempo que separa a la música inspirada
del género que hoy llaman falsamente popular
ha hecho que olvidemos el verso con sentido
del rico árbol latino, tesoro antiguo.

Sabor de barrio, tesoro antiguo
verso en la calle, músico loco,
dequera, dequera el swing vetusto
tango, milonga, candombe y rumba.

Si con el alma abierta se deja hablar al cuerpo,
en un idioma propio que resulta familiar,
ruge desde dentro el pulso de la sangre,
la rabia y el orgullo, siglos de hambre.

Sabor de barrio, tesoro antiguo
verso en la calle, músico loco,
dequera, dequera el swing vetusto
tango, milonga, candombe y rumba.


TIENE SABOR

(Xavier Patricio Pérez)

Nadie se lo esperaba después de tanto girar
que el mundo se detuviese en este punto fundamental,
en el que hombres y mujeres se lo pasan fenomenal
y en el que la vida manda por encima de lo demás.

Después de estos largos años
de aburrimiento trascendental,
de largas meditaciones y cacofagia monumental,
el cuerpo pide una tregua y dice:
«¡Alto! algo hay que hacer,
ha sido interesante, pero ahora toca pasarlo bien»

Tiene sabor, qué suave viene, que dure siempre y tiene sabor.
Tiene sabor, que no decaiga, que dure siempre y tiene sabor.

Se han abierto las ventanas para poder aspirar
un hilo de hierba fresca que llega hasta la ciudad.
Y se pueblan los balcones de una flora singular,
exóticos vegetales para la alquimia del bienestar.

Tiene sabor, qué suave viene, que dure siempre y tiene sabor.
Tiene sabor, que no decaiga, que dure siempre y tiene sabor.

Está la gastronomia, ciencia exacta del paladar,
que vuelve con nuevos bríos para alegrar a la humanidad,
combina nuevas dietas, nuevas formas de placer;
es la química exquisita, fuente de longevidad.

Tiene sabor, qué suave viene, que dure siempre y tiene sabor.
Tiene sabor, que no decaiga, que dure siempre y tiene sabor.

Lo nuestro está aquí de nuevo y ellas quieren bailar
algo que sea moderno y que sea natural.
Los úitimos veinte años de rock y música tropical
se funden en el instante más inspirado de la reunión.

Tiene sabor, qué suave viene, que dure siempre y tiene sabor.
Tiene sabor, que no decaiga, que dure siempre y tiene sabor...