LAS CANCIONES DE
ATALAYA


CARA A: Gitanitos y morenos. El chocolate de Marcelino. Mi perro. La diputada. Ebrios de soledad. Rumba twist.
CARA B: Tiene tumbao. Orquesta de plata y oro. Garrotín del tránsito. Se fuerza la máquina. Atalaya.

GITANITOS Y MORENOS

(Xavier Patricio Pérez, Paco Gijón)

Gitanitos y morenos son los ases del compás
y en la sangre de sus venas late un pulso ancestral.
Ahora viene este cantante, forastero del sabor,
que se mira en el espejo del sentir multicolor.

Ahora vengo yo a cantar sereno,
ahora vengo yo con sabor aunque no sea moreno.
Ahora vengo yo a cantar distinto,
con mi estilo especial de palabras y ritmo.

Pintor que pintas con amor, ¿por qué desprecias mi color?
si tú sabes que en el fondo yo también tengo sabor.
Puede ser que te equivoques con tu pincel extranjero,
pues también sienten el ritmo todos los blanquitos buenos.

Ahora vengo yo a cantar sereno,
ahora vengo yo con sabor aunque no sea moreno.
Ahora vengo yo a cantar distinto,
con mi estilo especial de palabras y ritmo.

Es un hijo de la calle, de los libros y el humor
que descubre su camino a golpes de contradicción.
El repertorio no es genuino según la pura tradición,
pero respeta a su manera las verdades del tambor.


MI PERRO

(C. Allende)

El perro es un compañero
en quien se puede confiar
no lo ha de desamparar
por más que peligre el cuero.

Y si es grande el entrevero
se pone muy avisado
no sea que algún malvado
quiera pegarle de atrás

porque a la carga se va,
y después vuelve a su lado (bis).

Si da la casualidad
que su amo en fatal momento
perdiera el conocimiento
vencido por la ebriedad
y al suelo cae sin piedad
y el sueño lo toma fuerte,
él en guardia se convierte,
y cuida de que pasara

alguien que lo molestara
hasta que él solo despierte (bis).

Es más fiel que la mujer,
el hermano y el amigo
es tan cierto lo que digo,
según mi modo de ver,
es noble en su parecer
y si el amo es un tirano
quizás con gesto profano
lo hiere de un puntapie,

lo llama y vuelve otra vez
para lamerle la mano (bis).

En mi vida de bohemio
lucho por la soledad,
me inspiro con ansiedad
y quisiera ser un genio
llevo como injusto premio
mi desventura materna:
la perdí en edad muy tierna
por mi destino malvado

Y hoy sólo soy amparado
por mi perro en las cadenas (bis).


EBRIOS DE SOLEDAD

(Xavier Patricio Pérez)
a Carles Flavià

Ese bar fue nuestra vida
y por eso está presente
en las iras y alegrías que nos mueven a vivir,
aunque ahora es diferente y ya nada es como antes
su recuerdo permanece y se merece una ovación.

Ebrios de soledad
los amigos de siempre
se alejan y se pierden
para volverse a encontrar,
en el mismo lugar
en sublime armonía
compartiendo emociones
en posición vertical.

Hay un genio incomprendido,
un creador de lo sublime
y un artista del futuro que aún está por descubrir,
el empírico poeta, traductor de obras completas,
que pega un salto a la Olivetti y se convierte en ganador.

Y también van los cantantes,
con los músicos geniales
a explicarse las canciones y exhibir su vanidad,
mientras otros sin fortuna venden risa y luz de luna
a un roquero rey del rollo rey del rollo de imitar.

El amigo derrotado
por la lucha cotidiana
va y se borra del programa pues tiene que madrugar
mientras otros más dichosos, habladores e incansables,
buscan otro grifo abierto donde poderse enganchar.

Se inaugura un nuevo día,
en el bar junto al mercado,
entre frutas y pescado que perfuman la humedad
donde gente alborotada en un mosaico de miseria
entierra su borrachera con algo sólido y champán.

Ebrios de soledad
los amigos de siempre
se alejan y se pierden
para volverse a encontrar,
en el mismo lugar
en sublime armonía
compartiendo emociones
en posición vertical.


TIENE TUMBAO

(Xavier Patricio Pérez)

Esta canción no existe,
nunca la escribió nadie
yo la atrapé en un aire transparente de emoción.

Vivió más de cien años en un limbo sin ritmo
junto a otras melodías que ahora cantan por ahí.
Qué pasará, qué pasará,
el ritmo está triste,
se aburre y no sabe latir.

Qué triste está, que triste está
No sabe quién es, de dónde proviene y no puede crecer.

Tiene tumbao, tiene tumbao
Vivió un milión de años en un limbo sabroso y ahora vuelve a vivir.

Tiene tumbao, tiene tumbao
Este cocktail absurdo del rock y del whisky barato que traigo tiene tumbao

Tiene tumbao, tiene tumbao
Qué feliz es la gente si bailan los ritmos calientes que tienen tumbao.

Tiene tumbao, tiene tumbao
Se coló el son cubano en la sangre y se puso a caminar.

Tiene tumbao, tiene tumbao
ése piano define, lo clava en el suelo y lo afinca en el aire, tiene verdad.

Tiene tumbao, tiene tumbao
Este mulo nacido del rock y la rumba camina pues tiene tumbao.

Tiene tumbao, tiene tumbao...


GARROTIN DEL TRANSITO

(Xavier Patricio Pérez)

Qué cruel es a veces el viento brutal
que arrastra a los nuestros sin preguntar
a un oasis del tiempo, del bien y del mal
desde el que un día lejano todo vuelve a empezar.

Pobres nosotros desamparados
sin sus miradas y su calor
en un frío mundo que se convierte
en una cueva amarga de ingratitud.

Qué poco camino, qué corta excursión,
ya no queda nada de lo que existió:
ni gente ni cosas retuvo el amor,
pero la vida vivida pudo más que el dolor.

Se vacía la vida de alegría y rencor
y se juntan las voces de un mundo anterior,
recordando colores y ruidos de ayer,
de una infancia lejana que pide volver.

Y pasan imágenes de un tiempo olvidado,
de un sol amarillo que no brilla más,
un desfile de rostros que le son familiares
le sonríen de lejos al verlo llegar.

Ahora toca esa noche que nos toca vivir
un poquito más solos sin verlo reír.
Todavía nos queda el eco de su voz
que atrapamos un día en un magnetofón.

Qué poco camino, qué corta excursión,
ya no queda nada de lo que existió:
ni gente ni cosas retuvo el amor,
pero la vida vivida pudo más que el dolor.


SE FUERZA LA MÁQUINA

(Xavier Patricio Pérez)

Este género divino, esta música excelente,
que es la música del pueblo con la que baila la gente,
tiene un gran problema amigos tiene un serio inconveniente
exige tantas energías que la salud se nos resiente.

Es la rumba y es el tango, son el jazz y el rock'n'roll:
un volcán de sentimientos por donde habla el corazón;
así se gasta adrenalina y se bebe mucho alcohol
para afinar las emociones y acordarse del dolor.

Se fuerza la máquina, de noche y de día
y el cantante con los músicos se juegan la vida. (bis)

Si el cantante va cargado casi expresa lo que siente,
si va fresco canta triste y no conecta con la gente
melodías eternas encadenan la armonía
cuando el músico es sincero y toca trozos de su vida.

Se fuerza la máquina, de noche y de día
y el cantante con los músicos se juegan la vida. (bis)

Cuando el público se vuelca y se prende a las canciones
una magia misteriosa se apodera del ambiente
música, música, música, música y palabras
que se combinan en un diálogo inédito y profundo.

Se fuerza la máquina, de noche y de día
y el cantante con los músicos se juegan la vida...


ATALAYA

(Xavier Patricio Pérez)

Atalaya prodigiosa desde la que puedo ver
los momentos olvidados que me han hecho como soy,
ya que tu aire me alimenta tengo que reconocer
que cuando estoy más perdido me devuelves a mi ser.

Selva de ángeles y de agua nos supiste convencer
a paseantes comodones faltos de imaginación.
La ciudad te dio la espalda, se la dio también al mar,
y enterrándose en sus calles se negaba a respirar.
Tan hermosa y tan salvaje, tan difícil de acceder,
un camino con tres fuentes te atraviesa cara al mar
una ruta hacia poniente busca el sol continental,
en un suburbio adormecido que ruge con ferocidad.

Reconozco esos lugares fieles fotos del ayer,
una película estupenda que pocos han venido a ver:
nadie cree ya en los poderes que emanaban de tu piel,
en merenderos milagrosos de otro tiempo y otra sed.

Toda llena de sorpresas, qué admirable descubrir
los senderos de pizarra que iluminan tu jardín
asomándome al vacío sintonicé al recordar
que ya el abuelo americano había corrido este lugar.

En tu cumbre reproduces, con enorme exactitud,
los rincones de mil sueños que jamás pude olvidar,
el tranvía color cielo subirá sin rechinar,
hasta que se oxide el tiempo en el pie del funicular.