Nace Carabruta, el primer disco de Gato en solitario y con rumba. Nadie recibe bien el nuevo LP, ni Gato, ni el público, ni la prensa.
Carabruta
La portada de Carabruta.
(Foto Colita)

En octubre de 1977, recién descubierta la rumba, Gato se aparta durante una temporada del mundo musical: deja de colaborar como bajista en numerosas formaciones y deja la organización de Zeleste para empezar a dar a luz las canciones que formarán su primer álbum, Carabruta. Con una nueva guitarra flamenca, nacen Viejos automóviles, S.O.S. y La guitarra. Participa luego en bolos con otros grupos musicales, hasta que la casa discográfica Belter le ofrece la posibilidad de grabar un LP. Carabruta nace en grabaciones multitudinarias y con los músicos más diversos. Xavier Patricio empieza ahora a ser Gato, ya para siempre. El disco incluye canciones que serán famosas también para siempre. Son éstas:


CARA A: Ja sóc aquí. La balsa. Viejos automóviles. S.O.S. Qué rama más mala.
CARA B: Sabor de barrio. La rumba de Barcelona. Nyigo Nyago. La Mundial (instrumental).

Carabruta, que salió a principios de 1978, ha sido reeditado en 1997, remezclado y aumentado con otras canciones grabadas en directo en 1980 durante una actuación en Zeleste, por un buen sello discográfico independiente barcelonés, K Industria cultural, que lo ha puesto a la venta en un estuche de lujo junto con Fenicia, el último álbum de Gato. El estuche se llama El primero y el último porque reúne el primer y el último álbumes de Gato, además de un librito con los textos de las canciones, citas de personajes famosos recordando al cantante, fotos y dibujos de Gato.
Merece una cita por inciso otro disco entusiasmante del mismo sello discográfico: Freeboleros, la grabación de algunos de los boleros que durante el Grec 96 interpretó la sorprendente voz de Mayte Martín, acompañada al piano por el desaparecido Tete Montoliu.
Gato cantando
Gato en una actuación.
(Foto Marcel.lí Sáenz)
En cuanto escucha el disco ultimado, a Gato le coge una enorme depresión porque se convence de que eso no vale nada, y se encierra en su casa durante dos semanas, hasta que sale una noche decidido a emborracherse. Tras lo cual acelera el coche Diagonal arriba, y antes de tener clara la meta, lo para la policía y lo mete entre rejas considerándolo culpable de un atraco. De esta batallita nace Todos los gatos son pardos, gran éxito del siguiente álbum, Romesco.
Pero antes de llegar a él, cabe hablar de la fortuna de Carabruta. El mayor crítico inicial es el mismo Gato, que reacciona con dos semanas de destierro de la vida pública. Pero tampoco la prensa es benévola con el disco. Sólo poco a poco, a lo largo de 1978, las canciones van ganando adeptos entre el público y entre los periodistas. Gato actúa en Zeleste adonde acude la beautiful people del momento: «Vamos a bajar hasta allí y descubrir a ese tipo de aspecto triste que canta esas cosas tan raras», imagina Gato que dice esa gente. La parábola del éxito vuelve sin embargo a bajar y el megaconcierto celebrado en el Palacio de Deportes de Barcelona a finales de 1978, junto con Los Amaya y Peret, es un rotundo fracaso.

A las letras de las canciones